Marta Gómez Ferrals | Foto: Archivo
213
26 Marzo 2024

Nació en La Habana el 26 de marzo de 1848  con el nombre  Manuel Antonio Sanguily Garrite, este cubano que alcanzara el grado de Coronel del Ejército Libertador en la Guerra de los Diez Años contra el dominio colonial (1868-1878) y se distinguiera, además, como intelectual y político.

   En su existencia fecunda el tiempo le alcanzó para transitar por los ardorosos caminos del soldado inspirado por las primeras luchas libertarias de su tierra natal, y el accionar profesional como escritor, profesor y periodista, acompañado de una vasta cultura y sus valores raigales.

   En su haber consta una impresionante hoja de servicios a la Patria, marcados por los principios y la rectitud en tiempos convulsos, que llamaban a decisiones y fidelidades definitorias.

   Dentro de su trayectoria brilla su condición de integrante de la legendaria caballería camagüeyana al mando de Ignacio Agramonte,y figurar entre los clásicos del periodismo cubano, algo no suficientemente recordado en los momentos actuales.

   Precisamente en el ejercicio del mismo pudo desarrollar su bagaje político, sus talentos como narrador y escritor, su brillante oratoria y dominio del idioma español, lo que supo combinar con su desempeño de patriota en el campo de batalla.

   Se licenció en Derecho en su juventud, y también tempranamente fue redactor y colaborador de la Revista Cubana, publicación literaria (La Habana 1893-94), de la cual fue director.

   También resultó ensayista connotado, en cuya obra descuellan Discursos a la emigración cubana (New York, 1877); Los Caribes de las Islas, estudio crítico (Habana, 1884) y Un insurrecto cubano en la Corte (Habana, 1888).

   Aunque los anteriores solo son contados ejemplos, los criterios y juicios plasmados en su prosa se consideran entre lo mejor de la crítica y opinión en su época.

   Por ello  ganó el mérito de ser fundador de la Academia de Historia de Cuba en 1910, junto a una pléyade de nombres ilustres como Enrique José Varona, Juan Gualberto Gómez, Fernando Ortiz, José Miró Argenter, Juan Miguel Dihigo, Enrique Collazo y Ramón Roa.

   A Manuel Sanguily lo ennoblece a su vez la posición sostenida ante el hegemonismo estadounidense, al votar con valentía contra el Tratado de Reciprocidad Comercial con Estados Unidos de 1901, impuesto a la fuerza por la potencia, al igual que la Enmienda Platt, después de su intervención militar y ocupación de la Isla.

   Fue vertical su batalla dentro del Senado, pues el mambí estaba en pro del equilibrio comercial y la apertura internacional de la ínsula, mientras sus oponentes se inclinaban o cedían ante las presiones de Washington, coartador de la independencia de Cuba.

   Se opuso al entreguismo y al acatamiento de los designios de una nación poderosa, empeñada en cercenar para siempre la libertad ganada por los cubanos en su última campaña.

   El insigne coronel criollo, forjado en tiempos de la Guerra de Independencia junto al Mayor, y también bajo las órdenes de los probos y avezados estrategas Máximo Gómez y Antonio Maceo, dio siempre pruebas de su lealtad a la causa suprema de la Patria.

   Dentro de su impronta militar descuellan medio centenar de acciones  y se destacó en combates tan significativos como los de La Sacra, Palo Seco y la batalla de Las Guásimas.

   Acompañó al Generalísimo como miembro de una delegación del alto mando en el encuentro que sostuvieron con el Mayor General Vicente García en Loma de Sevilla, Camagüey. El asunto era  la sedición de Lagunas de Varona, en la cual García estaba implicado.        

   En compañía de su hermano Julio Sanguily, en enero de 1877, cumplió misión para reforzar el apoyo a la causa cubana desde el exterior con la organización de expediciones armadas. Primero pernoctaron en Jamaica y de ahí siguieron rumbo a Nueva York.

   Allá  conocen del Pacto del Zanjón y el posterior fin de la guerra pese a la posición vertical contraria, manifestada de forma valiente por el Lugarteniente General Antonio Maceo.

   Años más tarde, cuando pudo cristalizar el estallido de la Guerra Necesaria organizada por José Martí, ocurrido el 24 de febrero de 1895, renació su accionar patriótico, siempre presente.

   Viaja a Cuba y luego a Nueva York, donde realizó numerosos contactos organizativos en puntos de reunión de la emigración cubana, para apoyar a la revolución continuada por evocación del Apóstol.

   Regresa a la mayor de las Antillas en octubre de 1898, donde fue investido como delegado del Segundo Cuerpo de Ejército a la Asamblea de Representantes de Santa Cruz del Sur.

   Vivió más adelante en medio de los hervores de la indignación que sacudía a los patriotas debido al ultraje estadounidense en los finales de la contienda, etapa llamada de manera insultante la Guerra hispano-estadounidense, con menosprecio a la participación y protagonismo de los cubanos en su genuina gesta libertaria.

   Dirigió el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana y después de desempeñar cargos administrativos de importancia en diferentes gabinetes de Gobiernos, se retiró de la política activa en 1917.

   Murió el 23 de enero de 1925 por causas naturales en la misma ciudad en la que viera la luz, y era vástago de una familia de emigrados franceses.